¿Cómo completar un ciclo con gracia? Adiós 2018

Cuando miro atrás y veo todo lo que el año 2018 trajo a mi vida, me conecto instantáneamente con su mensaje general: crea un cambio en ti misma a través de tus relaciones con los demás. Ha sido un año lleno de crecimiento para mi en este sentido. Casi cada persona me regaló una importante lección sobre cómo ser una versión de mi misma aún más verdadera y empoderada.

Obviamente, no lo sentí de esta manera en seguida. Algunas situaciones me hicieron experimentar una profunda tristeza, ya que puse mi confianza en relaciones y proyectos que no resultaron ser beneficiosos para mi a largo plazo. Fueron grandes pruebas del universo que quería enfrentarme con mi capacidad de expresar abiertamente lo que siento, aunque alguien pueda tener dificultad en entenderlo.

 

Sentí un deseo enorme de renacer, expandir y centrarme en algo que me permita expresarme libremente. Las viejas estructuras me parecieron sofocantes. No pude ver más ahí ninguna oportunidad de crecimiento para mi.

 

He aprendido también a respetar mi espacio, tiempo y energía. Algunas veces invertí mis recursos vitales en las experiencias que no me hacían sentir bien desde el primer momento. Aunque mi voz interior intentaba mantenerme lejos de ciertas personas y circunstancias, me dejé sumergirme en ellas. Esto me ha enseñado a crear barreras personales sanas y bien fuertes.

El año 2018 fue el Año Universal 11 y mi Año Personal 2. Me encontré bailando entre la compañía de los demás y la conexión íntima conmigo misma; entre colaboración con otras personas y concentración en lo que me apasiona en soledad; entre el dar y el recibir. Me dí cuenta de los patrones limitantes que se reproducían en mis relaciones y noté su gran influencia sobre otras áreas de mi vida.

 

Entendí que no hay nada más poderoso que el conocimiento interno que nos ayuda a discernir lo que está alineado con nuestro camino o no. Si lo seguimos, no importa lo que otros piensen de nosotros, creamos los resultados que anhelamos.

 Y no solo esto. Ahorramos el estrés innecesario, confusión e incomodidad a todos los involucrados. Por este motivo, el hecho de ser fiel conmigo misma se convirtió en mi principio número 1 este año. De ahora en adelante, lo voy a llevar en mi interior donde quiera que vaya.

Y ahora, si todavía no has reflexionado sobre 2018, me gustaría compartir contigo este listado de preguntas que puedes usar para hacerlo:

 

¿Qué temas y descubrimientos trajo 2018 a tu vida?

¿Qué lecciones quería enseñarte?

¿En qué aspectos has crecido y expandido en 2018?

¿En quién te has convertido?

¿Qué cambios has podido introducir en tu vida?

¿Qué te hace más orgullosa/o de ti misma/o?

¿Hay algo que prefiere dejar atrás?

¿Has dejado algo sin terminar?

¿Qué cambiarías para crear resultados diferentes en año nuevo?

 

Tal vez haya algunas intenciones que no alimentaste en 2018 y no pudiste ver ningún fruto relacionado con ellas. Presta atención a lo que dejaste de lado, para que puedas crear un cambio respecto a este tema en 2019.

¿Qué nuevos desoes, sueños y visiones has gestado en tu corazón que estás listo/a para activar y nutrir en año nuevo?

Toma tu tiempo para reflexionar sobre estas preguntas. Es enormemente poderoso acabar el viejo capítulo con gratitud, claridad y apertura al cambio.

 

Abajo comparto contigo 3 principios que basan en las prácticas de trabajo interno que cambiaron mi realidad en 2018.

1. He conectado con mi poder cuando se trata de las relaciones y proyectos.

Empecé a elegir lo que me hace sentir bien en mi día a día. He decidido alejarme de las personas y circunstancias que me hacen encogerme para focalizarme en lo expansivo y real. Por eso, he creado mi propio proyecto musical y he empezado la formación de yoga para profesores. Los dos me ayudan a conectar con la sensación de unidad y sentirme libre creativamente.

¿Estás entregando tu poder a las relaciones, situaciones y actividades que no te hacen sentir bien? ¿Qué te gustaría crear en cambio?

 

2. He dejado de comprometer mis valores y me he centrado en lo que desea mi corazón.

En la segunda mitad del año decidí dejar mi trabajo diario e invertir toda la energía en las cosas que tienen un verdadero significado para mi: música, coaching y yoga. Necesitaba asegurarme de que estaba actuando desde el lugar de amor y posibilidad, y no desde la escasez, duda o miedo.

¿Hay algo en tu vida que no te hace sentir feliz? ¿Qué estaba guíando tus elecciones cuando permitiste esta relación, profesión, casa o costrumbres entrar en tu vida? ¿Fue el amor o el miedo, excitación o seguridad, expansión o comodidad? ¿Estás tomando decisiones valientes o estás bajando tus estándares para encajar y sentirte «seguro»?

 

3. Me permití fluir con la vida y me rendí a algo más grande que mi misma.

Después de haberme chocado contra la pared algunas veces, controlado y empujado para acelerar mi proceso de crecimiento, finalmente me rendí a la sabiduría más elevada y empecé a confiar en el ritmo sagrado del universo. Dejé de luchar con la vida, resistir sus importantes lecciones y frustrarme por la manera en que todo se está desarrollando. Mi cuerpo y diferentes circunstancias me mostraron que tengo que ser como el viento guíado por una fuerza invisible y sabia. Es cuando me siento sincronizada con el ritmo de la naturaleza que, paradójicamente, las cosas fluyen con ligereza.

La entrega a algo más grande no significa rendirse, sino que permitir, aceptar y confiar en la bondad fundamental de la vida. ¿Estás abrazando la realidad y focalizándote en las posibilidades que se presentan, auqnue la situación sea realmente complicada?

 

Este es mi resumen del año 2018. Espero que hayas encontrado algo que te pueda ayudar a empezar el año nuevo con más inspiración, claridad y enfoque. Estaría feliz sabiendo que 2018 fue un año lleno de momentos maravillosos, lecciones enriquecedoras y experiencias inolvidables para ti.  No importa cuán duras hayan sido algunos de ellos, siguen siengo unos regalos para nosotros, para que podamos evolucionar y crecer. Si hay algo del año 2018 que todavía te pide sanación, dedica tu tiempo para transformarlo. De esta manera podrás dar bienvenida a 2019 con el corazón abierto y lista/o para todas las posibilidades que te esperan en el año nuevo.

Muchas gracias por estar aquí. Será estupendo poder compartir contigo más artículos, programas y videos en 2019.

 

¿Qué te llevas de este artículo? Compártelo con nosotr@s en la sección de comentarios abajo.

 

Con Amor e Infinita Alegría,

Eveline x

 

 

sé el primero en comentar
Añade tu comentario...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

¡Hola! Bienvenido en el espacio de las maravillas.
Déjame decirte un secreto. Éxito es SER TI MISMO y CELEBRARLO cada día. Juntos descifraremos que significa esto para ti, para que te sientas lo mejor que puedas en tu vida. ¿List@ para sacudir la tierra bajo tus pies?
¡Empecemos entonces!

Estemos en contacto

ARCHIVOS DEL BLOG

instagram