Cómo navegar un período de cambio

Cómo navegar un período de cambio

Todavía me acuerdo la sensación de vacío y el miedo de lo desconocido que experimenté por la primera vez en mi vida hace dos años. Había multitud de preguntas surgiendo como flores salvajes en mi mente: «¿cuál es el propósito de mi vida?», «¿por qué estoy pasando por las mismas situaciones una y otra vez?», «¿cómo puedo seguir viviendo en una sociedad que me parece tan extraña?» y por fin «¿hay alguna otra manera de vivir que simplemente adaptándose a lo que hay?»

Una experiencia profesional más estaba drenando mi preciada fuerza vital. Nada tenía sentido. ¿Para qué esta prisa? ¿Qué me obliga a ser parte de esta locura y hacer un trabajo que no me interesa para pagar los gastos? ¿Por qué de repente todo me resulta tan ausente de significado?

Ya no sabía quién era. O mejor dicho, nunca lo he sabido y por fin lo pude ver. Me sentí como si estuviera cayendo en algún negro y profundo agujero sin oportunidad de volver. Y es exactamente lo que pasó. Jamás volví a la vida que tuve hasta entonces. El viaje hacia la oscuridad me llevó a un lugar que no sabí que existía.

Este período de transición suele llamarse «la noche oscura del alma» y sucede cuando has perdido el entusiasmo por la vida pero todavía no te has reconectado con tu esencia. Es un tiempo turbulento emocional, mental y fisicamente. Aunque extremadamente doloros, es también una bendición disfrazada.

Después de muchos años aceptando que la vida nos sucediera, recibimos un regalo para ser capaz de restructurarnos. Podemos purificar nuestra mente, cuerpo y alma de las creencias limitantes, costumbre autodestructivas e historias negativas que nos estábamos diciendo para poder resurgir como el ave fénix de las cenizas– más sabios y fuertes que nunca.

Puede haber momentos cuando nuestro diálogo interior es tan intenso que pensamos que nos estamos volviendo locos. No es así. Estos son solamente los viejos apegos de nuestra mente egoica que tiene miedo de ser redefinida y por eso se aferra desesperadamente a lo que siempre ha conocido.

Es el tiempo para que activemos todos nuestros recursos para navegar este período de transformación. Y lo más importante de todo eso es nuestra capacidad de amar.

¿Cómo salir de la oscuridad para ver la luz?

1. Deja de identificarte con tu pasado y confía en el proceso.

Hay algo maravilloso esperándote al otro lado del sufrimiento. Hay una promesa y hay un gozo. Recuerda que todo lo que hiciste y quien fuiste en el pasado no implica de ninguna manera lo que puedes hacer y quién puedes ser ahora. Puedes recrearte a ti mismo/a y usar tu experiencia de vida como un abono para cultivar algo valioso en el mundo.

A veces para saber quien queremos ser, tenemos que experimentar lo opuesto.

2. Acepta todas las emociones que aparecen para ser transformadas.

Durante este período, todo tipo de emociones que estabas reprimiendo por la vergüenza o las ideas del bien y del mal te irán persiguiengo hasta que las abrazes con cariño. La ira, la tristeza, la frustración, la culpa y la lástima de ti mismo/a tienen un mensaje para ti que estabas resistiendo e ignorando. Son solamente la energía en movimiento que busca la expresión.

Las emociones puede ser canalizadas constructivamente si estamos honestos con nosotros mismo y preguntamos que nos quieren mostrar. Son como un niño que solamente pide que lo reconozcas, escuches y ames.

3. Estate dispuesto/a a enfrentar y transcender la oscuridad para brillar con todo tu resplendor.

Es lo que más nos asusta, especialmente, si ya hemos iniciado nuestro camino espiritual. En caso que tengamos una propia idea sobre qué significa ser espiritual, nos chocaremos con las creencias limitantes que nos hicieron juzgar a otros y a nosotros mismos.

Estamos aprendiendo a amar incondicionalmente nuestra oscuridad. Rindiéndonos a lo que hay, encontramos el sentido de unidad. Solo cuando integramos la naturaleza oscura y luminosa de nuestro ser podemos brillar con todo nuestro resplendor, liberar el poder interior y ver la belleza en nosotros y en nuestro alrededor.

4. Recuerda que nunca estás realmente solo.

Puedes sentirte abandonado o malinterpretado porque no se oye a menudo sobre la gente que experimenta este tipo de situación. El mundo prefiere centrarse en lo que trae la sonrisa a nuestras caras y es dificil encontrar a alguien que comparta públicamente sus momentos más bajos.

A pesar de todo esto, sé que no eres el único que pasa por eso. Si no tienes a nadie en tu vida que haya experimentado su transformación interior, busca un apoyo per internet uniéndote con las comunidades de almas gemelas, leyendo libros inspiradores o asistiendo a las clases de meditación en tu ciudad.

Trata de encontrar un equilibrio sano entre la soledad y conexión con otras personas.

5. Cultiva la gratitud para lo que ocurre en el AHORA y para todo lo que viviste hasta este momento.

En vez de enfocarte en las adversidades, aprecia todo lo que te gusta en ti y en tu vida. Hay cosas que tienes por las cuales otra gente reza en este instante. A menudo se nos olvida estar agradecidos por regalos inesperados como la sontrisa de un desconocido, el arcoiris después de un día lluvioso o la ayuda ofrecida por un amigo. Damos por hecho también el refugio de nuestra casa, la comida en nuestra mesa y, lo más importante, nuestra salud.

Una simple pero poderos costumbre de cultivar la gratitud es en realidad un imán para toda la abundancia que nos gustaría atrae a nuestra vida. crea el espacio en que nos sentimos a gusto y esto permite que veamos las oportunidades donde antes había solo una lucha.

6. Perdónate a ti mismo y a los demás.

El perdón significa darse permiso para empezar de nuevo. Si guardamos rencor o revivimos contínuamente viejos recuerdo en nuestra mente, nos atascamos en el pasado sin posibilidad de refrescar nuestra vida y abrirnos a lo queda por venir.

Si queremos perdonar a alguien, tenemos que perdonarnos primero a nosotros mismos. Los aspectos que no aguantamos en otra persona reflejan nuestros puntos oscuros que no sabemos aceptar. La oscuridad en nosotros y en los demás es un lugar que ruega por el amor. Proviene de la malinterpretación y el dolor que puede ser sanado y transformado.

7. Confía en el significado más grande de todo esto.

Todo pasa por un motivo. Si no estuvieras preparada/o, no atraerías esta experiencia a tu vida. Hay una parte de ti que anhela la expansión y sabe que puede salir de este momento de prueba con éxito. Confía en ello. Confía en un plan más elevado y ríndete a él.

8. Apunta tus realizaciones en un diario para liberar el estrés mental y conocerte mejor a ti mismo/a.

Una enorme fuente de apoyo durante mi propia noche oscura del alma era un pequeño diario con el que compartía mis pensamientos, dudas, anhelos más profundos, pero también unas inspiradores ideas.

Me ayudó a deshacerme de un embrollo mental y emocional que ra muy dificíl de aguantar. Empecé a ver muchos aspectos de mi vida de manera distinta y encontré algunas soluciones creativas.

9. Haz ejercicio y pasa tiempo en la naturaleza.

Tu cuerpo está procesando mucho ya que estás liberando el viejo dolor de tu cuerpo energético. Estas son todas las tendencias emocionales, construmbres fisicas y patrones mentales que eran la causa del sufrimiento en tu vida hasta ahora.

Esucha atentamente tu cuerpo. Déjale descansar cuando te pide el descanso y muévete mucho si ves que no puedes parar tu parloteo mental. Tu energía busca una salida y puedes crearla a través de algunas tareas domésticas o pasando el tiempo activamente en la naturaleza.

10. Escoge la música que tiene un efecto reconfortante sobre ti.

La música es como un bçálsamo para nuestras heridas abiertas. Cuando se usa su sonido para conectar con nuestra divinidad, puede armonizarnos con las fuentes más altas de amor, unidad y energía, empoderándonos y expandiendo nuestra receptividad.

Acomódate y pon en marcha la intención consciente de escuchar tu música preferida con los ojos cerrados. Permite que fluya dentro de tu cuerpo expulsando toda la tensión y negatividad de tu sistema. Donde sea que siente un bloqueo, imagínate que éste se abre como la flor de loto y respira la luz dentro de él. Ríndete y confía en que la música puede sanarte.

11. acepta y ama quien eres ahora gracias a tu historia.

Y sobre todas las cosas, ámate en el proceso. Hiciste todo lo que pudiste basándote en los recursos que tuviste en el pasado y sigues haciendo lo mejor según tu perspectiva actual. Mira tu antiguo ser con compasió. Cualquier cosa que hiciste o no hiciste, dite a ti mismo «te quiero tal y como eres en este instante».

Recuerda que no es casualidad qué estés pasando ahora por este momento. Quisiste dar un paso hacia el siguiente nivel en tu vida. Todo va a mejorar si confías en tu corazón.

Me encantaría poder saber sobre ti;

∞ ¿Cómo lidias personalmente con el cambio?

∞ ¿Has intentado algunas de estas técnicas?

∞ ¿Esto te ayudó encontrar más paz y claridad?

Con amor,

Eveline

sé el primero en comentar
Añade tu comentario...

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

¡Hola! Bienvenido en el espacio de las maravillas.
Déjame decirte un secreto. Éxito es SER TI MISMO y CELEBRARLO cada día. Juntos descifraremos que significa esto para ti, para que te sientas lo mejor que puedas en tu vida. ¿List@ para sacudir la tierra bajo tus pies?
¡Empecemos entonces!

Estemos en contacto

ARCHIVOS DEL BLOG

instagram